Navidad 2020

Tener una buena relación con la comida y con nuestras emociones nos permitirá disfrutar plenamente la Navidad.

Ya está aquí la Navidad del 2020, y con ello, el final del año.

Desde luego este año, en una situación totalmente atípica. Dos mil veinte haciendo gala de cómo empezó, parece que va a terminar de una forma parecida.

Ahora bien, stop pensamientos recurrentes y be positive. Si algo creo que hemos aprendido este año, es a disfrutar cada momento y a hacer con lo que tenemos, lo mejor que sabemos. El recorrido no ha sido fácil y probablemente siga sin serlo, pero desde luego herramientas para hacer camino, ya las tenemos.

Propósitos de Año Nuevo

Seguramente cuando comenzaste el año, alguno de tus objetivos tuvieron que ver con cuidar tu salud, alimentarte mejor, o incluso perder esos kilillos que considerabas que te sobraban.

Pues te cuento que, según un estudio de la Universidad de Pensilvania, el número uno de los objetivos que nos marcamos a fecha de 31 de diciembre, como propósito de año nuevo, tiene que ver con la alimentación. Ya sea, la pérdida de peso, o adquirir unos mejores hábitos alimentarios. Y en contra posición, ¿sabéis cuál es el día más triste del año, denominado ese día “blue day”?

Pues es el 21 de enero. Porque después de 21 días, normalmente no hemos sido capaces de incorporar esos nuevos hábitos a nuestro estilo de vida, y conseguir el propósito u objetivo que nos hayamos marcado.

Cuarentena, adiós planes

Este año, no nos hizo falta un “blue day”, sino que llegó la cuarentena y nos desbarajustó todos los planes que teníamos. Nuestros deseos, nuestras metas, tuvieron que verse aplazadas. En el ámbito alimentario, profesional, familiar o de cualquiera otra índole.

Y, por si fuera poco, la falta de actividad provocada por nuestro aislamiento social, la ansiedad por el momento de incertidumbre que atravesábamos y la preocupación por no perder nuestra salud y la de las personas que queríamos, quizás se insertaron en tu día a día. No sólo no logrando alcanzar tu objetivo, sino que además lo agravó.

Multitud de encuestas posteriores realizadas en nuestros supermercados, mencionaban el alto consumo en ese momento, de productos ultra procesados, alcohol, refrescos, ingredientes para repostería y bollería…

Otras personas quizás, hicieron de su cuarentena el momento idóneo para hacer más ejercicio o incluso poner el foco en alimentarse de una forma más saludable.

No obstante, seas de un grupo u otro y hayas hecho lo que hayas hecho, lo hiciste lo mejor que pudiste y supiste.

Gestionar emociones y tomar consciencia

Ahora bien, las Navidades ya están aquí. Y eso, situación a parte, preocupa a todo el mundo.  Ya sea por reunirse con la familia o no, y porque en España, no lo neguemos; la Navidad es un momento de encuentro alrededor de la comida. Con todo lo que ello supone.

Y este año, aunque para algunos, no reunirse con la familia sea un alivio. Para otros, la pérdida desafortunada de muchos, o cuidar de los nuestros como responsabilidad familiar y social, nos obliga a estar separados una vez más. Las consecuencias de esto, pueden derivar en sensación de tristeza, enfado o malestar. Y la necesidad por tanto de buscar, aún más si cabe, el disfrute a través de la comida.  Consumiendo más cantidad de azúcar para generar es chute de dopamina que alivie nuestra insatisfacción de forma temporal.

Además de la falta de reunión con los nuestros, hay que sumar las preocupaciones laborales y/o de salud, la incertidumbre sobre las consecuencias económicas y sobre qué podrá solucionarse y que no en relación a la pandemia en el 2021… pues más ansiedad, más incertidumbre, más tristeza, más enfado y frustración…

Más y más que, si no sabemos gestionar, podría afectarnos a muchos niveles.

¡Qué importante y que gran lección nos ha dado este año para mantenernos en el presente, en presencia y en consciencia!

 Disfrutar de las Navidades

Pues en la alimentación ocurre lo mismo. Que importante es ser consciente de lo que se elige y de estar atento a cómo comemos, del por qué y del para que lo hacemos.

No se trata de hacer unas Navidades super saludables, de no disfrutar, restringirnos o compensar los excesos. Se trata de poner tu foco alineado con el objetivo de cuidar nuestra salud y de, por tanto, querernos a nosotros mismos.

Para ello, me gustaría ofrecerte mi regalo personal de Navidad y darte unos TIPS que te ayuden a sobrellevar estás navidades lo mejor posible. Y de poder acompañarte, aunque sea en pensamiento, en esta travesía alimentaria navideña:

  1. Prohibir alimentos aumenta el deseo de consumirlos. Que las restricciones que tengas estas navidades sean únicamente las sociales.
  2. Los días especiales son cinco. Nochebuena, Navidad, Nochevieja, Año Nuevo y Reyes. No añadamos más al calendario como excusa para comerde todo.
  3. No es el momento óptimo para mejorar la alimentación. Hay demasiado estímulo alimentario navideño. Permítete sin excederte. El equilibrio es la clave.
  4. No te castigues, compenses o te decepcione si existen excesos. Sé comprensivo con el momento que estás viviendo.
  5. Sé consciente del ritmo en que comes para escucharte mejor. Recuerda que, hasta los 20 minutos de ingesta, no hay señales de saciedad fisiológica que se manifiesten.
  6. Aumenta el consumo de vegetales para los entrantes. Esto nos saciará, por su contenido en agua y fibra, y disminuirá el aporte calórico de la ingesta total.
  7. Coloca bandejas navideñas de sobremesa con frutas de temporada, frutos secos, fruta desecada, turrones de calidad y repostería saludable casera.
  8. Haz menús inclusivos y no hagas comidas aparte si cuentas con personas alérgicas o con ideas alimentarias diferentes. Puede ser una gran oportunidad para descubrir nuevos platos y nuevos estilos que nos satisfagan.
  9. Elige agua como bebida principal, y si vas a consumir alcohol, al menos que sea de forma moderada. Elige entonces, bebidas que tengan menor graduación alcohólica.
  10. Intenta mantenerte activo y que el ocio que realices no sea sólo alrededor de la mesa. Pasea por la naturaleza, airéate y muévete. No ventiles sólo las estancias.

Así que dicho esto, y como decía al principio, stop pensamientos recurrentes y be positive: ¡Contamos con la esperanza y la fuerza que los nuevos comienzos siempre generan!

¡Feliz y esperanzador 2021 a todos!

Comparte

Más Posts

Incertidumbre

Acabamos de estrenar el 2021 pidiendo que todo vuelva a la normalidad y nos abrazamos a nuestros objetivos como una

"Técnicas de comunicación para influir y persuadir"
¡Empezar ya!
"Aplica las neuroventas al proceso comercial"​
¡Empezar ya!
"Enamora a tu cliente"​
Aprende a confiar en las posibilidades y en las habilidades a través de la metáfora del Pádel.
¡Empezar ya!
Curso Tik - Tak
Aprende a gestionar tu tiempo
¡Empezar ya!
"Asertividad"​
Descubre cómo utilizar la asertividad para sentirte bien contigo y con tu entorno.
¡Empezar ya!
"Revitaliza tu talento"​
Conoce la fórmula del talento que te ayudará a marcar la diferencia.
¡Empezar ya!
"Katarsis"​
Una experiencia completamente transformadora, un viaje al interior de tu ser para descubrir quién eres realmente.
¡Empezar ya!
"Lo llevamos dentro"​
Aprende a confiar en las posibilidades y en las habilidades a través de la metáfora del Pádel.
¡Empezar ya!
Previous
Next

ÚNETE A NUESTRA LISTA DE CORREO Y RECIBE UN REGALO DE BIENVENIDA:

¡10% DE DESCUENTO EN TODOS NUESTROS CURSOS!

Emprendimiento
David Delgado

Incertidumbre

Acabamos de estrenar el 2021 pidiendo que todo vuelva a la normalidad y nos abrazamos a nuestros objetivos como una excusa para mirar solo hacia

Read More »
Emprendimiento
Yolanda Moreno

Navidad 2020

Tener una buena relación con la comida y con nuestras emociones nos permitirá disfrutar plenamente la Navidad.

Read More »