El Coaching Asistido con Caballos. Más allá del Coaching

La esencia del trabajo con caballos radica en el propio animal ya que es muy sensible a todo lo que le rodea, especialmente a las emociones de los seres vivos que están cerca.

Trabajar con caballos

La primera vez que tuve la oportunidad de interactuar con los caballos, sentí que más allá de lo que veía a mi alrededor, cuidarles, montarles, domarles,…se podía trabajar de otra forma con ellos, desde su libertad y su grandeza. Y así fue.

Hoy en día, y como coach personal, ejecutiva y especialista equina, en muchas ocasiones, los caballos están  presentes en mis sesiones porque creo que son gigantescos espejos de lo que nos pasa y sea cual sea el concepto que tenemos de ellos, cuando están cerca, nos conectamos a ellos a través de un campos de energía que es inexplicable pero que nos da mucha información y nos ayuda a abrir la conciencia de una manera fácil y eficaz.

Cómo se sabe, el Coaching es una herramienta que cada vez es más popular y que consiste en acompañar a una persona o a un grupo de ellas, con el propósito de ayudarles a lograr sus objetivos en la vida personal y/o profesional. Provocarles a sacar lo mejor de cada uno y potenciar capacidades y habilidades necesarias para los desafíos diarios.

Particcipante en sesión de coaching asistido con caballos

Metodología

Pues bien, el Coaching Asistido con Caballos se basa en el proceso de coaching tradicional, pero con una metodología propia y un planteamiento efectivo de alto impacto dónde el caballo cobra protagonismo y forma parte de las dinámicas. Es un proceso vivencial entre el caballo y la persona, dónde el animal como decía, se convierte en espejo, ofreciendo respuestas desconocidas hasta el momento.

Según las necesidades y objetivos de cada cliente, el coach equino acompaña a los participantes a través de preguntas desafiantes y dinámicas de diferente índole, a que descubran nuevas soluciones, ideas o recursos para que puedan después incorporarlo al plan de acción y obtener mejores resultados.

¿Qué pasa con el miedo?

Entiendo que a mucha gente le de miedo el caballo y más subirse a él. Y es normal, porque su dimensión impone mucho, pero en estas sesiones se trabaja con pie a tierra, es decir, que no se monta en ningún momento y haciéndole participe como si fuera un miembro más del equipo. Aún así, el miedo también es una emoción que nos acompaña a menudo, ya sea a través de las preocupaciones, inseguridades, desconfianza…por eso es tan importante el poder trabajarlo con ellos. Son capaces de hacer que reconozcas esas sensaciones y a través de la intervención del coach equino, empezar a darte cuenta de lo que te está limitando para llegar a conseguir lo que quieres.

Siempre el trabajo se realiza “pie a tierra”

Y algo que se nos escapa muy a menudo, es el hecho de estar presentes. La mente es una experta en irse al pasado y al futuro, y le cuesta mucho estar en el aquí y en el ahora. Por eso no sólo la presencia de los animales te invita a relajarte y a sentirte mejor, sino que el entorno, en plena naturaleza, también ayuda a que te olvides del estrés, del ruido o de las prisas, multiplicando así los efectos positivos.

Cuando interactúas con estos factores, inevitablemente la experiencia se queda grabada para siempre. Consiguiendo así, que conozcas más tus capacidades, virtudes, áreas de mejora, formas de reaccionar ante un conflicto, perfilar tu estilo de liderazgo, la forma de comunicarte,…

Al fin y al cabo es una manera innovadora, de alto impacto, divertida y que…porqué no decirlo,  escapa del intelecto,  que ayuda de forma individual y/o colectiva a tomar conciencia de aquellas actitudes, hábitos o comportamientos que hay que mantener y cuáles hay que incorporar para mejorar aquellas áreas más deficitarias que no nos ayudan a avanzar cómo nos gustaría.

¿Y por qué con caballos?

Los caballos son animales muy especiales. Son sociales, muy sensibles, amables, cariñosos, con gran empatía y altamente emocionales, capaces de percibir nuestras sensaciones de manera inmediata.

Y algo que les hace únicos y se diferencian con los seres humanos, es que no están dispuestos a aceptar ningún tipo de incongruencia, ya que esto les llevaría a un estado de agitación y no están por la labor (ahí tendríamos que aprender mucho de ellos)

También son unos medidores fabulosos de la autenticidad.  Un aspecto que tiene que ver con cómo nos valoramos, conocernos mejor, hacer caso de nuestra intuición y no tanto de lo que dicen los demás. Pues bien, los caballos buscan esa autenticidad porque quieren conectar con nosotros. Cuando somos auténticos significa que estamos conectados con nuestra esencia y presencia, aceptando quienes somos, abrazando nuestros estados emocionales y confiando en nuestros propios talentos.

No mienten, no manipulan, no tiene ego, no juzgan, pero si reaccionan sobre lo que perciben. Al igual que no critican ni analizan lo que hacemos, sencillamente reaccionan e interactúan al estímulo que produce nuestro estado emocional o lenguaje corporal. Son capaces de acentuar nuestra sensibilidad y potenciar cualidades como la empatía, la comunicación no verbal y la relación con los demás.

Cómo nos pasa en nuestro día a día, lo que proyectamos fuera es un reflejo de cómo estamos por dentro. Y muchas veces, sin saber por qué y sin conocer a la persona que tienes en frente, ya te está agradando su compañía, o por lo contrario quieres que se vaya cuanto antes. Eso es la energía que según nuestro estado mental y emocional transmitimos a través de nuestra presencia. Pues bien, los caballos, son más conscientes de la presencia de la energía humana de lo que los humanos somos de la suya. Y una de las causas es que su campo electromagnético es 5.000 veces más grande que el nuestro, con lo que responden a esos niveles que recogen, variando su frecuencia cardiaca y su estabilidad corporal si notan emociones como el miedo, la tristeza, el estrés,…

De ahí que de lo que se trata es de permitir que la información emerja de lo cual normalmente no somos conscientes, aumentando la espera de nuestros conocimientos más allá de las normales ideas preconcebidas. Esto quiere decir que, en vez de hacer suposiciones o seguir rutinas, tenemos acceso a un nivel de existencia más pertinente.

Y según las circunstancias que estamos viviendo actualmente, necesitamos más que nunca estar en contacto con la naturaleza y despertar nuevas formas de estar en el mundo. Confiar en nuestro poder interno, aliarnos con nuestros valores y aprender a relacionarnos mejor no sólo con nuestro entorno, sino con nosotros mismos.

Comparte

Más Posts

Neuroventas: vender sin vender

La mayoría de las personas no sabemos en realidad porqué compramos y realizamos nuestras compras de manera emocional para luego intentar justificarlas de manera racional.

"Técnicas de comunicación para influir y persuadir"
¡Empezar ya!
"Aplica las neuroventas al proceso comercial"​
¡Empezar ya!
"Enamora a tu cliente"​
Aprende a confiar en las posibilidades y en las habilidades a través de la metáfora del Pádel.
¡Empezar ya!
Curso Tik - Tak
Aprende a gestionar tu tiempo
¡Empezar ya!
"Asertividad"​
Descubre cómo utilizar la asertividad para sentirte bien contigo y con tu entorno.
¡Empezar ya!
"Revitaliza tu talento"​
Conoce la fórmula del talento que te ayudará a marcar la diferencia.
¡Empezar ya!
"Katarsis"​
Una experiencia completamente transformadora, un viaje al interior de tu ser para descubrir quién eres realmente.
¡Empezar ya!
"Lo llevamos dentro"​
Aprende a confiar en las posibilidades y en las habilidades a través de la metáfora del Pádel.
¡Empezar ya!
Previous
Next

ÚNETE A NUESTRA LISTA DE CORREO Y RECIBE UN REGALO DE BIENVENIDA:

¡10% DE DESCUENTO EN TODOS NUESTROS CURSOS!

Emprendimiento
Alberto Sáez

Neuroventas: vender sin vender

La mayoría de las personas no sabemos en realidad porqué compramos y realizamos nuestras compras de manera emocional para luego intentar justificarlas de manera racional.

Read More »